miércoles, 13 de agosto de 2014

De otro planeta


Abordaron la tierra en son de paz, dijeron, y la verdad es que aunque sus costumbres no tenían nada que ver con las nuestras, nunca mostraron ansias de conquista. En la parte terrícola, se consiguió mantener a la población a raya, en un estado de calma tensa, hasta que decidieron marcharse.

A él, tanto visitante inesperado del espacio exterior le traía sin cuidado. Lo que en realidad le perturbaba y le impedía dormir por las noches eran sus enormes ojos negros, su sexto dedo del pie, su malsana obsesión por todo lo que oliera a electrónica; en resumen, era lo mucho que se parecían a él…


Le comenzó a remorder la conciencia, ese bichejo molesto que mordisquea por encima de la nuca. Quizás su madre no mentía después de todo, quizás no había sido todo una alucinación inducida por el alcohol... tal vez la había encerrado tontamente en un manicomio...

20 comentarios:

  1. Aunque el principio me es altamente conocido, el final me deja totalmente perdido y desconcertado (¿que posiblemente era lo que tu esperabas conseguir, no?). Buen micro, por lo menos me tiene en ascuas. Ja,ja,ja,ja,ja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueeeeeno, algo es algo!! Me gusta hacer pensar a los lectores jejeje!!
      Un saludo, Frank!!

      Eliminar
  2. Puro micro: concreto, correcto y sorprendente. Muy bueno!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Miguel Ángel!! :) :)
      Un saludo!!!!!

      Eliminar
  3. Muy buena la resolución, ¡realmente sorprendente! Me ha encantado :-D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, guapa! Me alegro que te haya gustado!

      Eliminar
  4. Me has dejado sin palabras una vez más... Esos giros tuyos al final ya son un clásico... Sabes que van a estar ahí, pero siempre sorprenden. :-)
    Un saludo Ángela!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que buscó siempre, la sorpresa final! Qué bien conseguirlo!! Un saludo, Ramón!

      Eliminar
  5. El haberte limitado a describir esas pequeñas diferencias fue perfecto.
    Un cuentito que te encierra... en un manicomio tal vez.
    Muy bueno.

    ResponderEliminar
  6. Jejeje! Muchas gracias Federico! Me alegro muchísimo de que te haya gustado! Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Como de costumbre, un final que te deja pensando, lo he disfrutado abrazos Angela

    ResponderEliminar
  8. Me encantan tus relatos!! Ya vengo a buscarlos a diario...
    Este es fantástico tienes un punto muy original y sin estereotipos!!
    Felicidades!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mónica! Guapa! Hoy intentaré dejar el siguiente! Muchas gracias por tu apoyo! :)

      Eliminar
  9. Buen micro Angela, inquietante y con un final inesperado. Y todo micro que se precie de tal debe invitar al lector a tejer su propia historia y esto está totalmente logrado.
    Felicitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ricardo! Es lo que intent o en todos mis relatos, dejar al lector pensando y dando vida a su propio relato! Un saludo!

      Eliminar
  10. Buen ritmo de micro que deja a uno rucándose la cabeza al final.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Nel! Me alegra que te haya gustado! :)

      Eliminar
  11. Realmente inquietante...Me ha encantado!

    ResponderEliminar