domingo, 13 de julio de 2014

La mala curiosidad


Siempre se había preguntado por qué, de todas las ventanas de la casa de al lado, aquella situada en la primera planta era la única que tenía reja. Las cortinas del interior nunca se descorrían y Martina se preguntaba a menudo qué era lo que encerraban en aquella habitación.

Los habitantes de la casa eran una familia que a todas luces parecía normal, el padre, la madre y los dos hijos de entre diez y catorce años aproximadamente. No recibían visitas, y todos los domingos acudían con escrupulosa puntualidad a la iglesia.

Uno de aquellos domingos, la mujer llamó a la casa de Martina para pedirle un favor.

- Nuestro hijo Lucas se ha puesto enfermo y nosotros debemos acudir a misa sin falta, ¿podrías cuidar de él en nuestra ausencia? Te pagaremos.

- Claro –le respondió Martina que no se creía su suerte. Por fin iba a poder averiguar lo que escondían tras la reja.

El hijo enfermo era el mayor, que estaba tumbado en el sofá, arropado con una manta y dormitaba. Apenas se movió cuando Martina entró en el salón. Al fondo de la sala vio las escaleras que subían al primer piso y no se lo pensó dos veces. Echó una última mirada al muchacho que seguía inmóvil y se lanzó escaleras arriba.

La planta entera estaba en penumbras. Un estrecho pasillo, flanqueado por puertas cerradas, la cruzaba de norte a sur. No le hizo falta abrir una por una las habitaciones para saber cuál era la que buscaba, estaba segura de que era la única que tenía cerradura, y por supuesto estaría echada.

Se acercó sigilosa y descubrió una línea blanca en el suelo trazada frente al umbral. Estaba hecha de sal. Martina se estremeció, había leído lo suficiente como para conocer la propiedad que se le daba a la sal de proteger contra los malos espíritus. Alguien en la casa pensaba que dentro de aquella habitación había un maléfico ser del que debían protegerse.

Escuchó un gruñito en el interior, y después lo que parecían unas uñas arañando la puerta. Retrocedió con temor y se tapó la mano con la boca para ahogar un grito. Quiso salir corriendo de allí, pero la curiosidad era mayor. Vio la rendija entre el borde de la puerta y el suelo y no pudo evitarlo, se acercó y se inclinó para mirar.

Al principio solo vio oscuridad, ni una sola luz iluminaba el interior. Luego percibió un movimiento y a continuación unos ojos rojos se asomaron por el hueco, surgieron de la oscuridad como dos bolas de fuego y la miraron a ella. Los vio excitarse, llenos de ansia y furia. La criatura del interior chilló frenética y empujó la puerta con más violencia.

Martina se incorporó temblando y se santiguó tres veces. Estaba tan nerviosa que apenas si podía respirar. Se giró hacia la escalera para volver al salón y se topó con el niño enfermo, apostado en mitad del pasillo. La miraba sin pestañear.

- ¿Qué hay ahí dentro? -le preguntó Martina con un hilo de voz.

- Es mi hermano mayor -le respondió-. Durante unas vacaciones se perdió en el bosque y una jauría de lobos lo atacó. No murió, pero regresó convertido en un ser extraño... y maléfico.

- Me voy de aquí -dijo Martina intentando pasar hacia la escalera.

- No puedes -le dijo el niño agarrándola con fuerza por el brazo. Metió la mano en el bolsillo y sacó una llave pequeña-. Mi hermano tiene hambre y es su hora de comer.

14 comentarios:

  1. ¡Wow! Definitivamente el final me tomó por sorpresa.
    Maravilloso, continúa escribiendo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu comentario y por tu ánimo! Espero que sigas leyendo por aquí!! Muchas gracias de nuevo y feliz día!

      Eliminar
  2. Muy buen relato Angela, no me esperaba ese final, sorpresivo, abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Alejandra!! Siempre es un placer recibir un comentario que venga de ti, con lo buenos y entretenidos que son los tuyos ;)
      Un besazo linda!!

      Eliminar
  3. Coincido con las opiniones anteriores. Buen final, me ha gustado mucho. No puedo más que compartirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias!!! Me alegro muchísimo que te haya gustado y mil gracias por compartilo!! Espero que sigas pasando por aquí!! :)
      Saludos!!

      Eliminar
  4. arghrghrgrhgrhrghr!!!!! Qué mala eres, Ángela!!! ¿Cómo le puedes hacer eso a Martina? Y lo que es peor... ¡a nosotros! Con lo cobarde que soy yo... Madre... Ni loco subo yo a investigar (aunquen sospecho que hubiera subido o no, el resultado habría sido el mismo, jeje)
    Lo de la sal en el suelo de la puerta me ha recordado a Supernatural (Sobrenatural) y a los hermanos Winchester.
    Me ha encantado la historia, he tratado de aocnsejar a Martina que no fuera tan curiosa y todo... jejeje
    Saludos y gracias por compartir estas historias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay!! Muchísimas gracias por tus palabras!! Siempre es estupendo oír que los lectores se involucran con los personajes jejeje!! La pobre Martina no tenía mucho que hacer, la única salvación posible era no haber entrado en la casa... pero gracias por tu intento de salvarla jeje
      Que tengas un buen día, Ramón!! Saludos

      Eliminar
  5. Huy, cualquiera va a casa de ésos a la hora de la merienda...jejeje. La curiosidad mató a la gata, en este caso, pobrecilla.
    Comparto también este relato que no te había leído aún, querida Ángela. Más besos y muy feliz semanita.

    ResponderEliminar
  6. Vaya q sorpresa!!! No esperaba ese final!!
    Fantástico!!

    ResponderEliminar
  7. Muy buen cuento, Ángela. Me gustó mucho como lo estructuraste y fuiste generando tensión.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  8. La última frase me sacó una sonrisilla malévola. Me encantó, tanto su narración, como su terrorífico argumento. Espectacular, relato, Ángela. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Angela sos grande para escribir, de verdad :O...

    Un abrazo mujer.

    ResponderEliminar
  10. Grandísimo relato Angela!

    Me gusta mucho lo que he leído de tu blog. Lo voy a añadir a la lista de mis blogs favoritos, si no tienes inconveniente, dentro de mi blog "O piña o piñones". Te invito a que le eches un vistazo!

    http://opiniaopiniones.blogspot.com.es

    Un abrazo!

    ResponderEliminar