martes, 1 de julio de 2014

Pequeñas venganzas

Cuando Enrique salió al jardín de su casa, cerveza en mano, a descansar después de un duro día de trabajo, se encontró con el coche estampado contra el árbol. Aún echaba humo por el capó, que se había fusionado con el tronco, formando una única unidad heterogénea.

Todas sus plantas y los rosales, que cuidaba con tanto mimo, habían sido arrasados por las ruedas del vehículo con tanto atino que parecía que lo hubieran hecho adrede. Ni una solo se había salvado, por no mencionar el estado en el que había quedado la valla...

Un observador ajeno a la historia habría deducido sin duda que allí se había producido un fatídico accidente, sin embargo, si Enrique hubiera llegado quince minutos antes, habría visto a su vecino haciendo ruedas sobre sus plantas y empotrando el coche de su reciente ex mujer contra el árbol de su jardín.

- Miremos el lado bueno -se dijo Enrique mientras daba el primer trago a la lata de cerveza-, al menos podré decirle a Susi que hemos recuperado su coche.

Eructó, se rascó el trasero y alzó el dedo anular hacia la casa de su vecino.

8 comentarios:

  1. Al principio tenía miedo, siendo como eras tú, de qué me iba a encontrar al final del relato jaja. Pero creo que cuando has hablado del rosal tan maltratado ya era venganza personal en mi cabeza, y mientras no hubiera dentro un muerto me sentiría aliviada jajaja
    ¡En fin! Me ha gustado mucho, Ángela, y suerte que al final no me has asustado más de lo debido jeje
    Un besín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje, me alegro de haberte sorprendido un poqito, aunque solo fuera por la ausencia de lo paranormal en mi relato, jejeje!! Gracias por pasarte y dejar tu comentario Gema! Siempre es una alegría!
      Saludos!!

      Eliminar
  2. Jajaja, es que la tal Susi era la ex mujer del vecino, jeje, y si se habían divorciado habría sido por el lío que mantenía con Enrique.

    Muy buen micro, Ángela. Lo comparto con mucho gusto, preciosa. Besines y feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje, la Susi era un poco listilla y el ex marido se ha vengado por haberle estado engañando, jejeje!! Es una buena venganza :)
      Muchas gracias por leerme y por pasarte guapa!!
      Saludos

      Eliminar
  3. Tiene todos los ingredientes que un micro debe tener. Felicidades.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Nel!! Gracias por pasarte!! :)

      Eliminar
  4. Esas venganzas maritales son terribles, y tu la has pintado de una manera jocosa, me gustó, abrazos

    ResponderEliminar
  5. Al igual que Gema, yo también me temía lo peor... jejeje
    Me ha encantado ese giro humoristico :)
    Saludos!

    ResponderEliminar